Estabilidad Emocional, reprograma tu Sistema Operativo

En los últimos meses, un comentario que se ha ido repitiendo en las conversaciones que mantenemos con directivos/as, es su preocupación por los repentinos cambios de comportamiento que están observando en su ámbito laboral más cercano ( trabajadores, colaboradores…) así como el efecto negativo que se produce en las dinámicas de trabajo (relación con el equipo, relación con los clientes, rendimiento...).

Los especialistas en Recursos Humanos ya predijimos que esta situación podría producirse, y desgraciadamente nuestros temores se han confirmado dada la gravedad y duración de la pandemia.

Esperábamos cambios bruscos y no tan bruscos de comportamientos, influenciados por esa incertidumbre que altera nuestra estabilidad emocional.

Entendemos por estabilidad emocional la forma saludable de gestionar los acontecimientos que nos ocurren en la vida.

Posiblemente la estabilidad emocional depende tanto de características innatas como de otras adquiridas y afianzadas con el tiempo en nuestra relación con el entorno (familiar, laboral, experiencias…)  Todo ello nos predispone a ser más o menos inestables. La buena noticia es que nada nos impide trabajar por conseguir una mayor estabilidad.

Nuestro consejo prioritario es el de centrarnos en el presente, en el aquí y ahora (muy recomendable las siguientes películas: el guerrero pacifico o la leyenda de Bagger Vance).  El pasado es pasado y poco podemos hacer para modificarlo. El futuro podemos prepararlo, pero hay muchas variables externas que pueden influir y cambiarlo.

Hay situaciones que nos pueden llegar a superar, pero esto no quiere decir que escapen de nuestro control y que no podamos hacer nada para regularnos. Este es el inicio del camino para poder superar las dificultades en la que nos encontramos, sobre todo porque las circunstancias actuales nos han obligado a salir radicalmente de nuestra zona de confort.

Nos será útil para analizarlo, una frase ampliamente usada en computación:  "Basura entra, basura sale", o GIGO (por las siglas de la frase en inglés: "Garbage In, Garbage Out"), que  describe el hecho de que el rendimiento de una computadora es tan bueno como su entrada (su programación o diseño de su sistema operativo).

Sabemos que nuestras acciones son el resultado de nuestros pensamientos, y estos a su vez influyen en las emociones. Para adaptarnos a las nuevas circunstancias y mantener el equilibrio tendremos que hacer algunos cambios en nuestro “ sistema operativo “, tampoco muy grandes, como cambiar nuestros pensamientos, nuestros hábitos, etc…. Estos cambios serán la base para encontrar el equilibrio emocional.

No será un trabajo fácil pero tampoco imposible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

linkedin