¿Qué consecuencias desencadena una mala praxis en el reclutamiento?

Actualmente, dentro del sector de RRHH, existe un amplio abanico de nuevas tecnologías para agilizar el proceso de toma de decisiones de reclutamiento. Estas suponen un recurso importante de la organización para reducir el tiempo de contratación y tomar decisiones adecuadas, acorde con dicha situación.

Aun así, no son pocas las empresas que siguen utilizando las mismas herramientas arcaicas, que ya no encajan con las circunstancias actuales (nuevos roles, internacionalización, cambios departamentales, etc.). Consecuentemente, encontrándose como resultado un proceso de contratación que perjudica a candidatos y reclutadores de diferentes áreas por igual. De hecho, cuanto mayor sea el tiempo de contratación, más probable es que una empresa pierda a sus mejores candidatos o si es demasiado apresurado, no beneficiará a una toma de decisión correcta.

Como consecuencia, esta falta de actualización tecnológica puede conducir a desarrollar conductas de mala praxis en reclutamiento, como: consumir mucho tiempo durante el proceso de contratación, no contratar o perder a candidatos valiosos, prácticas de reclutamiento pobres (como gastos recurrentes en un job site o un par de BBDD), reemplazos o descontento del empleado a medio plazo, gastos excesivos en externalización, etc. 

No obstante, con las herramientas adecuadas, el departamento de reclutamiento puede reducir elementos costosos de dicho proceso y mejorar la inversión dónde de verdad sea necesario hacerlo. Un ejemplo serían las “herramientas multi-posting”,  que ofrecen la opción de publicar en varios “sites” de una sola vez y analizar su “performance” con un solo clic.

Laia Violan

LEER ARTÍCULO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

linkedin