La Generación Z, la más impaciente en los procesos de selección

El ghosting, el día a día de los reclutadores

Hasta hace poco, la espera era una de las principales características de los procesos de selección. Sin embargo, el uso de la tecnología, las redes sociales, el aumento de las oportunidades y la búsqueda de flexibilidad, están marcando un antes y un después en la actitud de los candidatos. Así pues, los aspirantes cada vez se muestran más selectivos, exigentes e impacientes a los puestos de trabajo. Según la consultora “The Center for Generational Kinetics”, más del 60% de los aspirantes más jóvenes, en concreto los que pertenecen a la Generación Z (nacidos entre 1995 y 2014), sólo están dispuestos a invertir 15 minutos (o menos) en una solicitud de empleo.

Un estudio reciente de “Glassdoor” concluye que casi la mitad de los solicitantes de empleo encuestados se quejan y rechazan la tardanza en responder. Al mismo tiempo, una investigación de Addison Group refleja que el 70% de los candidatos pierde el interés por una oferta determinada si no reciben una respuesta en el plazo de una semana.

Si bien sabemos que los procesos de selección se alargan por los requisitos para no equivocarse con el candidato ideal. A la vez nos encontramos con el “ghosting” o “los candidatos fantasma”, quienes abandonan el proceso de selección en cualquiera de sus fases sin avisar a los reclutadores, incluso después de haber aceptado el puesto. Este fenómeno lo solían protagonizar mayoritariamente los Millennials, pero actualmente ya se extiende también a la Generación Z.

En VVA Consultants suscribimos totalmente una de las conclusiones a las que llegan otros profesionales de los RRHH en el artículo, y es que el trato que ofrece el reclutador al candidato durante el tiempo de espera, es uno de los puntos determinantes. Nos parece imprescindible tratar a los candidatos/as con la misma atención que a nuestros clientes. Ayudando a los candidatos a gestionar la incertidumbre, proporcionando un seguimiento regular y de calidad, el “ghosting” pasa a ser un fenómeno residual.

Laia Violàn

LEER MÁS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

linkedin